Lo que tenemos construido para “Las profecías” (Profecías y adivinanzas) es lo siguiente: Meleagro; Mamerco; Aquiles; Calcas; Aristeo; Edipo; la profecía hopi; Balar; Messbuachalla; Polícrito; Casandra; Laoconte; Filoctetes y Pirro; Heleno y Andrómaca; Anceo; Pelopia y Egisto; los lémures y las larvas; Telefo; Telégono; Androcleo; los perros nórdicos; Palas y Atenea; Teneo; Krishna; San Malaquías; Abaris; Codro; Deucalión y Pirra; Oenona; Pelías; Viracotcha; Hesíodo; Metis; Sosthenés; Atalanta; Euristeo y los Heraclidas; Tenochtitlán; Trasio y Busiris; los enianos y los inaquienses; Theoclymenos; Hermas; José Emilio González; e Ignacio Rodríguez Galván. Atreo y Tiestes; Frixo y Hela; la dama blanca; y Carlos Sahagún. José Emilio González, nacido en 1918, es un poeta puertorriqueño que escribió “Profecía de Puerto Rico”. Hermas es un profeta cristiano de Roma, autor de “El pastor”, tratado de penitencia lleno de visiones apocalípticas. Theoclymenos, en la mitología griega, es un adivino griego, que predijo a Penélope el regreso de Ulises y a los pretendientes de ella su desastroso final. Tenochtitlán, en la mitología azteca, es el nombre que dieron los aztecas a la ciudad de Méjico, que fundaron tras haber hecho su jefe Tenoch la predicción de que encontrarían esa vital tierra. Sosthenés, en la mitología griega, es el nombre de un gigante que hizo una predicción a los Argonautas. Metis, en la mitología griega, era hija del Océano y de Tetis, y la primera esposa de Zeus, al cual predijo que la hija que daría a luz sería madre de un hijo más poderoso que él. Viracotcha, en la mitología inca, era hijo del Sol, y predijo al rey del Perú las desgracias que amenazaban el reino. Además, en el nacimiento de Meleagro, hijo de Eneo, rey de Calidón y de su esposa Altea, los Hados anunciaron que viviría tanto tiempo como el leño que se estaba consumiendo en el hogar. Altea rescató el leño del fuego y lo guardó, pero Meleagro mató a los hermanos de su madre que intentaron hacerse con los despojos del jabalí de Calidón que Meleagro regaló a Atalanta, de la que estaba enamorado, así que Altea sacó el leño y lo quemó y Meleagro murió. Y Atalanta no quería casarse porque el oráculo le había profetizado grandes peligros si se casaba con un mortal. E inquieto por un oráculo, que le predecía grandes males, el rey Pelías envió a Jasón en busca del vellocino de oro. Y Temón, en la mitología griega, era caudillo del pueblo eniano que, disfrazado de mendigo, se presentó a Hiperoco, rey de los inaquienses, quien irónicamente le regaló un puñado de tierra, pero un oráculo había predicho que si los inaquienses renunciaban a la menor porción de su territorio, perderían todo. Y Trasio es el nombre de un adivino de Chipre que predijo al rey Busiris que no se obtendrían buenas cosechas hasta que no fuera sacrificado anualmente un extranjero a Zeus. La primera víctima inmolada fue él mismo. Y cuando los Heraclidas se refugiaron en Atenas huyendo de la persecución de Euristeo, éste declaró la guerra a los atenienses. Un oráculo declaró que los atenienses vencerían sólo si era sacrificada una doncella noble. Macaria se ofreció voluntariamente. Y Hesíodo murió en Lócride a manos de Anfífanes y Ganictor, que lo arrojaron al mar. Unos delfines sacaron su cuerpo a tierra, y recibió sepultura en Nemea la de Énoe, cumpliéndose así cierto oráculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s