Lo que tenemos construido para “Don Juan Tenorio” es lo siguiente: Gregorio Marañón; “Don Juan” de Gluck; Tirso de Molina; Antonio de Zamora; “Tan largo me lo fiáis”; Alonso de Córdoba; “Don Juan” de Molière; Mozart; “Don Juan” de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann; Lord Byron; “El convidado de piedra”, de Pushkin; Nikolaus Lenau; José Zorrilla; Bárbara Lamadrid; “Don Juan” de Strauss; María Guerrero; Abilio Guerra Junqueiro; el cine de sonido; “Don Juan” y “Doña Inés” de Azorín; Queipo de Llano; Marcel L’Herbier; Vitaliano Brancati; Gonzalo Torrente Ballester; Narciso Alonso Cortés; Arturo Farinelli; y Jacinto Grau. Francisco Villaespesa; y Christian Dietrich Grabbe. Antonio de Zamora fue un dramaturgo español, de Madrid (h. 1660-1728), que se inspiró en Calderón, siendo una versión de don Juan su obra “El convidado de piedra”. Gregorio Marañón y Posadillo fue un médico y erudito español, de Madrid (1887-1960), autor de ensayos históricos y biográficos hechos desde un punto de vista clínico, como por ejemplo “Don Juan”. Richard Strauss hizo el poema sinfónico “Don Juan” en 1887, que revelaría su rica naturaleza musical y su orquestación generosa. Wolfgang Amadeus Mozart fue un compositor austríaco (1756-1791), artista precoz, que tocó todos los géneros y conjugó el estilo italiano con el alemán. “Don Giovanni” es una ópera de Mozart marcadamente antiaristocrática. Además, María Guerrero (1867-1928) fue una actriz española en cuyo repertorio figura, entre otras muchas obras, “Don Juan Tenorio”. Y George Gordon, lord Byron (1788-1831), fue un poeta británico de antigua familia aristocrática, famoso por su gran personalidad y vida escandalosa. Su “Don Juan” llegó a identificarse con él mismo. Y Gonzalo Torrente Ballester es un escritor español nacido en 1910, novelista, ensayista, crítico literario y dramaturgo, con textos dramáticos como “Don Juan” (1963). Y Nikolaus Lenau (cuyo verdadero nombre era Nikolaus Niembsch von Strehlenau, 1802-1850) estuvo por temperamento más próximo a los románticos (un historiador de la literatura lo ha llamado incluso el Byron de la literatura alemana), aunque en realidad no perteneció a escuela alguna. Antes de hundirse en la locura al cabo de una vida desordenada, produjo gran número de poemas líricos, pero su lira tuvo tambien cuerdas filosóficas, religiosas y sociales (“Fausto”, “Savonarola”, “Don Juan”, “Los albigenses”).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s