Se puede educar en igualdad de oportunidades. Puede haber igualdad ante la ley, que es donde se adscribe correctamente el derecho de los homosexuales al matrimonio. Otra cosa es la adopción, pero para eso habría que demostrar que van en contra de la familia y eso es complicado. Pero decir que todos somos iguales es ya una visión errónea de la democracia, adjunta al relativismo ateo y que se adscribe a la extrema izquierda, que persigue destruir todos los valores objetivos para fundar una nueva sociedad alienada puesto que ya no sabe lo que está bien y lo que está mal. Y de ahí llegamos a perversiones como que las parejas de hombre y mujer que practican intercambios sexuales se crean con derecho a reivindicarse como iguales a las que no hacen esos intercambios, sin molestarse en comprobar que en el Código Civil se obliga a los cónyuges a guardarse fidelidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s