Posteriormente me reuní con la secta en la misma cafetería y esta vez vinieron dos hombres que debían de ser líderes. Uno de ellos me rodeó los hombros con el brazo y me preguntó dónde estaba mi campus universitario. Yo le respondí: en Espinardo. Él repitió cuidadosamente: Espinardos. Y me preguntó si podían ir a mi campus universitario.

Cuando iban a llegar, lo comenté con un compañero de clase y me sugirió que se lo dijese al profesor. Efectivamente, lo hice y el profesor, de Antropología, lo anunció en clase para quien quisiera venir. Yo había dicho que iban a venir a dar una conferencia. Se apuntó un alumno compañero.

Vinieron la líder territorial y otro chico que tenía novia dentro de la secta. Se encaminaron hacia el aula (ya había terminado la jornada) donde estaba el profesor y el alumno, y cuando vieron que iba a estar el profesor el chico que tenía novia comentó en voz baja: la hemos jodido.

La líder hizo su exposición. El profesor estuvo muy correcto y educado. La líder invitó al alumno a asistir a una de las reuniones de la secta que hacían en el local. Éste aceptó pero creo que no muy convencido porque cuando salíamos del campus se despidió y se fue corriendo.

La líder, el chico que tenía novia en la secta y yo nos sentamos en la parada del autobús, y yo les dije cuidadosamente que era homosexual. La líder dijo: ah, pues muy bien. Y el chico se aproximó a mí sonriendo.

Pasados unos días, me llamó por teléfono una de las chicas de la secta, aquélla a la que yo había llamado por primera vez. Yo estaba algo confuso y ella me dijo que no, que nada, que sólo quería tomarse un café conmigo. Después se sonrió.

En la cafetería de siempre ella se sentó conmigo. La líder estaba sola en otra mesa. Y la chica me dijo que querían que yo le volviera a decir al profesor que iban a ir al campus y que querían verle. Yo me negué. Entonces la chica llamó a la líder y le dijo que me había hecho la petición y que yo no había querido y que había que ver cómo podían convencerme.

La líder me dijo muy pausadamente si yo no sufría con esa visión del mundo que tengo. Más tarde me levantó la voz y me indicó que para tener pareja había que hacerlo con humildad.

Continuará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s