Una de las actividades frecuentes que hacía la secta es que iban algunos recorriendo las tiendas, bajos y locales de las calles, metiéndose en ellos para trabar relaciones con la gente. En una ocasión, se metieron en una tienda y mientras las encargadas sonreían un hombre que estaba allí estuvo hablando de que en Barcelona habían tirado a la basura un niño. Una de las chicas de la secta le dijo al hombre que había que quererse. El hombre respondió que tenía un chalet al que se iba cuando podía. ¿Me quiero o no me quiero?, respondió.

Cuando salimos de la tienda, la chica del teléfono dijo para sí: tú sí que vas a cambiar mucho.

Continuará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s