En cierta ocasión, la líder territorial en un café me preguntó qué había aprendido con ellos. Yo casi no supe decir nada, y ella se quedó algo así como dubitativa.

Otras cosas que me dijo la líder territorial en la secta: que ellos lo que pretendían es que todos fuéramos mejores personas.

Que ellos se enorgullecían de ser intolerantes.

Una vez le dije a la chica del teléfono que iba a ver en televisión una película muy bonita (había tenido gran éxito) y la chica del teléfono me puntualizó: es muy bonita…para ti.

Me consta que el Partido Humanista tuvo diferencias con Izquierda Unida y con el movimiento ecologista. La chica del teléfono me dijo una vez que a ellos les parecía bien que se preocupara uno del medio ambiente, pero que había cosas más importantes. Que lo importante es el ser humano. Uno de los hombres de la secta, muy comunicativo, me comentó una vez en una reunión de la secta en una cafetería que Izquierda Unida no tenía ninguna posibilidad. Muchos años más tarde descubrí que este hombre se había refugiado en el PSOE zapaterista.

Continuará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s