Hubo una vez que pensé en irme de la secta, pero el caso es que tenía en mi poder algunos libros que me había prestado la líder territorial, y pensé que no era correcto irme sin devolvérselos. Así que la llamé por teléfono, quedamos en la calle, le dije que le devolvía los libros y ella dijo, algo desconsoladamente: pues bueno. Me invitó a la cafetería y en la mesa me aseguró sonriendo: yo te conozco. Y no quería que me fuera, se sentó en el Tetris de la cafetería y me dijo que jugase con ella, pero yo no acepté y me fui. De todos modos, todavía me quedé un poco más en la secta.

A la secta se había integrado hacia 1992 un gitano que vivía como un indigente en una especie de refugio que había preparado muy ingeniosamente en un discreto rincón de la ciudad de Murcia. Tenía padres en su tierra, que creo recordar que era Andalucía. Años más tarde tuve la ocasión de comprobar que las autoridades estaban inhabilitando el ingenioso refugio. El gitano comía y cenaba en un comedor de caridad.

Recuerdo que cuando lo conocí en una de las reuniones de la secta en una cafetería yo le pregunté si estudiaba o trabajaba, y él me dijo que estaba pensando en hacer algo de Informática. Cuando le dije que yo estudiaba Filosofía, él me respondió: los filósofos estáis locos. Y la chica del teléfono apuntó: le has tocado las fibras. De todos modos, el gitano le preguntó a la líder territorial cómo me llamaba yo y pareció interesarse en cultivar relaciones personales conmigo.

Una vez el gitano me dijo que la líder territorial había estado hablando con él y le había dicho que yo estaba muy desconectado de la gente.

En una de las reuniones de la secta en su local, estaba el gitano y me vio en un momento dado sonreírme y me dijo que explicara de qué me reía yo para que se rieran todos.

El gitano me preguntó una vez si podía subir a ducharse a mi piso, se lo dije a mi madre y ella no aceptó.

El gitano también me pidió hacer uso de un buzón de correos que yo había alquilado por aquel entonces, porque él quería recibir ahí una documentación muy importante para él que estaba pendiente de llegar.

Lo cierto es que me olvidé un poco del buzón y al final no recuerdo bien qué pasó con la documentación, no sé si no llegó o se perdió o qué pero el caso es que no llegó nunca a manos del gitano.

Hacia 1992 precisamente, me asaltó la idea de hacerme más cerrado, de estar sólo en mi casa y no salir, y decidí poner con cierta satisfacción mi plan en práctica.

Al final, yo ya había perdido el contacto con la secta, a pesar de que alguno de los que eran invitados a sus reuniones me llamó por teléfono y me dijo que yo me olvidaba de la gente. De todas maneras, el gitano terminó por venir al portal de mi piso y habló conmigo por el portáfono. Lo primero que me dijo fue: te has perdido. No me sorprendió esta expresión porque mi amiga mormona que me había metido en la secta me había dicho mucho antes, al principio, que ésa era la expresión que le solían soltar a la gente que se alejaba de ellos. El gitano me pidió que bajase pero el caso es que me quedé en mi casa porque no me apetecía verlo.

En 1993, ya había muerto mi madre y yo vivía solo en el piso. Una vez que fui a El Corte Inglés a comprarme un póster me encontré con la líder territorial a la entrada, me saludó muy sonriente, me preguntó por mi madre, yo le dije que había fallecido, y al decirle que iba a comprarme un póster, la líder me animó: uno que a ti te guste. Yo estaba muy animado y le ofrecí mi nuevo teléfono para que me llamasen, pero ella hizo un gesto con la mano como diciendo: no, no, si no lo queremos. Lo apuntó de todas maneras y nos despedimos. Ella pareció un poco reservada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s