Cuando vayan a adoctrinarlos, vuestros hijos deben procurar seguirles la corriente, pero ante todo haced que estén duros e insensibles. Duros e insensibles. Si están duros e insensibles, no les harán nada porque no les gusta la gente así. De todas maneras, si por alguna causa vieran que no pueden hacerlo, que no lo consiguen, por lo que sea, entonces que vuestros hijos les insulten, o les griten, o se revuelvan, todo. Cualquier cosa antes que dejar que entren en su corazón. Porque si entran en su corazón están perdidos. Perdidos. Y además, van a ir directos a su corazón, porque son niños. Irán con mucha sonrisita. Si entran en su corazón están perdidos. Y si vuestros hijos no les siguen la corriente y les hacen sospechar que no les van a obedecer en el futuro en la sociedad, los destruirán a ellos y a vuestra familia también. Por eso, lo mejor es mostrarse duros e insensibles. Es una cosa muy sencilla, prácticamente no hay que hacer nada, y para un niño creo que es fácil si se lo explicáis bien. Si vuestros hijos hacen el menor gesto de inocencia, de espontaneidad o de confusión, ellos lo tomarán como una puerta abierta a su corazón, y si entran os aseguro que están perdidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s