Los periódicos gubernamentales de España publicaron el 5 de febrero de 1937 una nota de adhesión a la causa de la República enviada por Einstein al embajador de Madrid en Washington. La reacción a esta nota no se hizo esperar. Y brotó de donde, tal vez, menos se sospechaba. Desde su voluntario exilio de París se dejó oír la voz del ilustre pensador José Ortega y Gasset – uno de los promotores de la Segunda República española – afirmando: “Hace unos días, Alberto Einstein se ha creído con “derecho” a opinar sobre la guerra civil española y tomar posición ante ella. Ahora bien, Alberto Einstein usufructúa una ignorancia radical sobre lo que ha pasado en España ahora, hace siglos y siempre. El espíritu que le lleva a esta insolente intervención es el mismo que desde hace mucho tiempo viene causando el desprestigio universal del hombre intelectual, el cual, a su vez, hace que hoy vaya el mundo a la deriva, falto de “pouvoir spirituel””.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s