También en ese verano de 1993 vino a mi piso un chico de unos cuarenta años que una vez me escribió una carta en la que se quejaba de que los homosexuales siempre se dirigían hacia el sol que más calienta. Pero eso que dijo él también se puede decir de los heterosexuales, de hecho yo ya lo he leído en algún libro referido a ellos, e incluso en este blog he inscrito parte de la letra de una canción política heterosexual en la que aparece esa expresión. Después de conocernos, comimos en el restaurante chino que había en el bajo de mi edificio. Él se quejó de que había un pelo en su plato, y se lo dijo al camarero, aunque yo la verdad es que no noté nunca nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s