Vino a mi piso un hombre casado que yo creo que estaba dirigido por la mujer y que hacían intercambios sexuales de parejas, porque estoy convencido de que estaba cumpliendo una fantasía de la esposa, ya que al hombre se le notaba con un poco de asco. Cuando se fue, el pobre pareció aturullado porque estaba confuso sobre si dejarme o no su teléfono, y yo para calmarlo le dije que no se preocupara que no le iba a llamar, y entonces él sonrió de oreja a oreja. Creo recordar que por teléfono también me propuso participar con la mujer, igual mi memoria está confundida, pero le dije que no y se sorprendió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s