A través de estos exámenes, llego a la conclusión de que los casados bisexuales con los que estuve, que practicaban intercambios sexuales de parejas, pretendían que yo me enrollase con ellos para hacer un trío con sus mujeres. Todos me lo propusieron. Yo creo que se figuraban que no iba a poder superar como homosexual la castración materna (la puta franquista analfabeta de mi madre quiso seducirme, como he contado, para castrarme como homosexual y que nunca pudiera tener relaciones sexuales con un hombre), y entonces esperaban que yo bien pronto, pues era jovencísimo, acabase en las garras de sus mujeres y de ellos haciendo tríos. Lo esperaban los casados de intercambios, los que he presentado ahora y todos los que conocí más adelante, que lo esperaban aún con más furia todavía. Pues que se desengañaran porque lo conseguí medianamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s