Como yo nací el día de la Encarnación, me aventuro a comentar el libro de Santo Tomás de Aquino de la Suma Teológica que está dedicado al Verbo encarnado.

Cuestión 1. Conveniencia de la encarnación.

Artículo 1. Si era conveniente que Dios se encarnase.

Dios representa la soberbia del hombre al crearlo. La Iglesia católica, una de sus principales valedoras, es una institución aranera que considera al mundo un peligro y a la carne un pecado. Por tanto, es necesario atacarlos. Pero como es soberbia, decide que por necesidad su dios debe verse encarnado.

Damasceno dice que “por el misterio de la encarnación nos son mostradas a un tiempo la bondad, la sabiduría, la justicia y el poder de Dios”. Efectivamente, una institución como la Iglesia católica, malvada, asesina y ladrona, hipócrita, capciosa y mentirosa, inicua y muy ambiciosa, no puede por menos que revestir a su creación de esas cualidades.

La Iglesia católica reprime la sexualidad y por tanto ciega y confunde al hombre con un espantoso barullo compuesto nada menos que de tres realidades: el Verbo, el alma y la carne, tres entes que recogió en una expresión san Agustín, el gran libertino arrepentido.

Según Santo Tomás, la criatura encarnada debe cambiar en su unión a Dios, y no él. Jesucristo es el modelo a seguir por los católicos engañados por una Iglesia que ante todo debe reprimir la sexualidad y el razonamiento humanos. Con el fin de mantener su poder, su autoridad y sus riquezas.

Como era de esperar, Santo Tomás cierra su artículo con un insulto a los hombres carnales y sensibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s