Mediante una línea telefónica conocí a un hombre que me dejó un mensaje que decía si es que yo no quería estar con él. Cuando estuve con él, se quejó un poco de que era un polvo tonto. Al final, al tocarle la mano, me di cuenta de que era un viejo. Es que yo iba sin lentillas todo el rato (me operé los ojos en 2003 y estas cosas que voy contando son todavía de 1993).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s