Lo que tenemos construido para “El fuego” es lo siguiente: Agni; Pargari; las vestales; Aclla; Gucomatz; Huehuetéotl; la leyenda yanomani; Al; Izanagui; Bumba; Ftah; Vainamoinen y Zenit; Foroneo; Alcida; la ninfa Egina; el Logos; el ave Fénix; Surt y Loki; los manes; los genios o chinn; la cerilla; “El templo del fuego” (Atis-kada); Gabriele D’Annunzio; Gabriel Alomar; Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana; Salvador Rueda; Enrique González Martínez; Carlos Pellicer; Héctor Tizón; Enrique Molina; José Arturo Alsina; Marie Pujmanová; Aleksandr Nikolaievich Skrjabin; y Henri Barbusse. Alekandru Macedonski. Atis-kada (“El templo del fuego”) es una compilación de biografías de cientos de poetas persas, escritas en persa por Lutf Ali beg (1711-1781). Alexander Nikoláievich Skriabin (1872-1915) fue un compositor y pianista ruso, primero romántico, luego expresionista, y finalmente influido por la teosofía. Entre sus obras destaca “Poema del fuego” (1909-1910). Carlos Pellicer (1899-1977) fue un escritor mejicano, autor de obras como “Con palabras y fuego”. Marie Pujmanová (1893-1958) fue una escritora checa que escribió poemas y novelas, generalmente desde un punto de vista social y político. Entre sus obras se cuenta “El juego con el fuego”. Salvador Rueda (1857-1933) fue un poeta y novelista español, que destacó en obras como “Lenguas de fuego”. Además, Enrique Molina es un poeta argentino nacido en 1910, surrealista, que entre otras obras creó “Fuego libre” (1962). Y José Arturo Alsina es un dramaturgo argentino nacido en 1900, autor entre otras cosas de “La marca de fuego”. Y Héctor Tizón es un narrador argentino nacido en 1929 que hizo entre otras obras “Fuego en Casabindo” (1969). Y Gabriel Alomar (1873-1941) fue un político español. Ostentó el cargo de embajador de España en Italia y Egipto. Escribió en buena parte en lengua catalana, y entre su producción, que abarca poesía y prosa, destaca la colección de poesías titulada “La columna de fuego” (1911). Y Enrique González Martínez (1871-1952) fue un médico, diplomático y poeta mejicano. En su numerosa obra destaca “El diluvio de fuego” (1938).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s