Artículo 6. Si la encarnación debió diferirse hasta el fin de todos los tiempos.

Según Santo Tomás, Cristo encarnado es la perfección a la cual debemos encaminarnos. Y está bien que no se encarnara ni antes ni después porque ha de conducirnos a la gloria. Los degenerados deben mostrar reverencia a Dios. Pero tanto él como Cristo ocultan las razones por las que estimaron conveniente que fuera ése y no otro el momento de la venida del salvador. Aunque apunta a que el motivo fuera que, de pasar más tiempo, los hombres acabarían olvidando a Dios y la sumisión a él. O sea, para que no se le escapen.

San Juan Crisóstomo insiste en ese detalle aludiendo que al final Cristo juzgará a todos, cerrándoles pues la huida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s