“Dices: “Un día que fui a Chueca a comprarme ropa el vendedor de una tienda al entrar me metió mano por la cintura”.
Los homosexuales de Chueca, de Madrid, y de otros muchos lugares, son en general personas civilizadas que viven su sexualidad sin inhibiciones. La sexualidad no es patrimonio de Dios, como quieren los católicos, es de las personas, que la deben vivir si es posible siguiendo el ejemplo de estos homosexuales. Son personas sanas que no se dejan reprimir, como quiere la sociedad, afortunadamente cada vez menos. Si entraste en una tienda de ropa en Chueca y el vendedor te recibió abrazándote por la cintura, debes tomarlo como un agasajo. Debes pensar que si hubieras entrado con tu pareja, él con toda seguridad no habría obrado así. Otra cosa es que tú te vayas por ahí a comprarte ropa teniendo pareja, tú sabrás”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s